Matronatación para bebés: ¡todo lo que tienes que saber!

Quizá no conocías el término matronatación, pero seguro que en más de una ocasión has visto vídeos donde aparece un bebé con su mamá o papá chapoteando dentro de una piscina y pasándoselo pipa. Apenas sabe gatear, y mucho menos andar, pero se mueve como pez en el agua.

 

Se denomina matronatación al conjunto de actividades acuáticas que desarrollan los bebés entre 4 meses y 3 años de edad junto a la participación y supervisión de sus padres que siguen las pautas marcadas por los monitores. Esta disciplina reporta grandes beneficios a nivel emocional, social y físico.

 

Ahora que conoces el término, ¿quieres conocer más acerca de esta disciplina? Te invito a que sigas leyendo y conozcas todos los beneficios que esta práctica tiene para ti y para tu bebé ¡son todo ventajas!

 

Breve historia de la natación para bebés

 

Si vives en una localidad medianamente grande y cuentas con varias piscinas, es probable que alguna de ellas oferte natación para bebés. Hoy en día no es extraño ver a las mamás ir con sus pequeños a la piscina del gimnasio para recibir su clase de matronatación.

 

Aunque en los últimos años se ha vuelto popular, para nada es una creación moderna, ya que su origen se remonta a la década de los 60. Creada por Patricia Cirigliano, doctora en Psicología Clínica, esta disciplina se extendió a numerosos países del mundo, entre los que se encuentran Estados Unidos, Alemania, Suecia, España, etc.

 

A pesar de su expansión, no fue hasta el año 2000 cuando la Academia de Pediatría Americana la reconoce como disciplina y habla de sus beneficios.

 

Matronatación, ¿cuando empezar?

 

Vamos a dejar la teoría y nos metemos de lleno en la práctica, en los datos que nos interesan para saber si preparamos la mochila con las gafas y el bañador o aún debemos esperar un poco más de tiempo.

piscina para bebes

La primera pregunta que te habrás hecho es cuando empezar con la matronatación. En España no hay una edad recomendada, aunque en líneas generales se apunta a los 4 meses de edad, cuando el sistema inmunitario está más desarrollado y es más complicado que el bebé coja un enfriamiento o una otitis.

 

En relación con el sistema inmunitario, hay muchas mamás que prefieren comenzar a los seis meses con la natación para bebés para prevenir cualquiera de las enfermedades citadas.

 

En Bélgica, por ejemplo, aún llevan más lejos la prevención y no comienzan hasta el año, para evitar riesgos de infecciones.

 

Como ves, la edad idónea para comenzar la matronatación no está bien definida, aunque sí hay unanimidad para no comenzar antes de los cuatro meses, edad cuando termina de madurar el sistema inmunológico.

 

A la hora de decidir la edad más adecuada, conviene tener en cuenta que a partir de los seis meses de edad, los bebés comienzan a perder el reflejo al agua con el que nacen. Reflejo que, por ejemplo, explica cómo los bebés de manera instintiva, cuando son sumergidos en el agua, realizan apnea, impidiendo la entrada del agua por la nariz y la boca.

 

Por esta razón, cuando más tarde se inicie la matronatación, los reflejos se irán perdiendo y el niño tardará más en aprender la actividad e incluso pueden aparecer los primeros miedos ante un medio totalmente extraño para él como es una piscina llena de agua.

 

Si tienes dudas a la hora de comenzar esta disciplina con tu bebé, te recomiendo que pidas la opinión de tu pediatra para que te oriente directamente.

 

Tú juegas un papel muy importante

 

En la matronatación no solo aprende el bebé a relacionarse con el medio acuático, a flotar, a ganar seguridades…tú eres fundamental en ese aprendizaje  y es totalmente necesario que seas la primera persona en aparcar los miedos, en aprender a relajarte y a transmitir confianza y a divertirte.

afecto con tu bebe

 

Si tu bebé te ve sonriente y relajada, pronto se atreverá a desafiar al agua y a asumir riesgos. No hay nada mejor como saber que puede contar contigo al 100% para superar retos. Eres su referente siempre, y dentro del agua, en un medio extraño para él, debes ser el faro que le guía y le protege. Por eso, esta práctica refuerza el vínculo afectivo bebé-mamá/papá

 

Los juegos siempre tienen que ser adaptados a las posibilidades de tu nene. Debe ser capaz de superarlo, de esta manera aumentará su confianza y autoestima.

 

La adaptación del bebé al agua

 

Todos necesitamos de un periodo de adaptación. Aunque suene a frase hecha, “nadie nace sabiendo”. Sí, es cierto que tu bebé estaba flotando en tu vientre, pero a pesar de ello, no sabe nadar. Y además no ha visto una piscina en su vida. Las piscinas para bebés nos pueden parecer pequeñas y seguras a nosotros, pero para ellos desde su perspectiva deben ser inmensas.

 

Tu bebé está a punto de descubrir un mundo al que no está acostumbrado y para que su primer contacto sea todo un éxito, los pasos tienen que ser fluidos, pero siempre teniendo en cuenta su capacidad de respuesta.

La aclimatación comienza en los baños de casa. Para el bebé tienen que ser momentos de diversión, pasándoselo genial con los juguetes sumergibles, salpicando y riéndose. La asociación que haga con el agua será muy importante de cara a comenzar con la matronatación.

bañar al bebé

 

Dependiendo de la edad de tu bebé y cómo sea su relación con el agua, quizá el primer día no pases de dar breves paseos cerca de la piscina, con el pequeño pegado a tu pecho mientras le hablas de manera tranquila y llena de seguridad. Lo que se busca es que la asociación sea positiva desde el principio.

 

Tienes que ir viendo cómo responde tu bebé, porque sus respuestas serán las guía para ir paso a paso.

 

Vamos a ver pequeños ejercicios para practicar con tu pequeño en la piscina:

 

  • ¡Qué fría está el agua! Seguro que antes de entrar en la piscina o en la playa (esto no va para ti si te tiras de cabeza o a bomba), refrescas tus pies, tus muñecas, tu nuca… La temperatura del agua por regla general es más fría que la temperatura ambiente y el cambio se nota.

 

Tu pequeño también lo nota, por eso lo primero será sentarse en el bordillo y mojar sus pies, manos, cabeza, tripita, antes de entrar en la piscina. Si es posible dar una ducha templada antes de entrar, mejor aún.

 

  • Le mojamos poco a poco: la forma más segura para tu bebé es cogerle desde las axilas. Primero mojarás solo sus pies y en un movimiento ascendente, descendentes irás bajándole cada vez un poco más hasta ser capaz de introducir todo su cuerpo, excepto la cabeza, en la piscina.

 

  • Relajación: con el bebé cogido de las axilas, se le puede mover suavemente de izquierda a derecha y delante y detrás, lo que se pretende es que el nene comience a tener rango de movimiento y pueda despegarse de nosotros cada vez un poco más.

 

  • Acunar al bebé en la piscina: toma a tu pequeño en brazos y acúnale mientras está en contacto con el agua; no dejes de mirarle y sonreírle, incluso cantarle

 

  • Chapotear: coge a tu bebé de las axilas, mírale y mientras le sonríes, súbele lo suficiente para que pueda chapotear

 

Según va cogiendo pericia se pueden ir incluyendo juguetes, pelotas, colchonetas, etc. e incluso llegará el momento que quiera bucear. Asúmelo, mucho antes de lo que piensas estará tomando clases de natación y te doblara en los piques veraniegos de la piscina.

 

Beneficios de la matronatación para el bebé

 

Como disciplina deportiva reporta grandes beneficios en el ámbito social, afectivo y físico. Después de una clase de natación tendrás un bebé relajado, que duerme genial y que además tiene buen apetito. Pero aún hay más, te cuento los beneficios de la matronatación.

vinculo afectivo

  • Estimulación psicomotriz: aunque es muy probable que cuando comience con las clases, el bebé no camina ni gatea, puede moverse con libertad en el agua y esto le permite comenzar a tener conciencia del movimiento, del espacio y de las distancias.

 

  • Tonifica su musculatura: aunque es muy pequeño, el ejercicio en el agua le va a ayudar a desarrollar su aparato locomotor, que le otorgará más rapidez y movilidad

 

  • Fortalece el sistema cardiorespiratorio: el ejercicio en el agua exige trabajo moderado que fortalece pulmones y corazón, logrando reducir el índice de afecciones pulmonares.

 

  • Fomenta su creatividad: el bebé asume retos, se enfrenta a ejercicios nuevos, juega en el agua, observa, aprende y da respuesta a las nuevas situaciones que se va encontrando.

 

  • Trabaja el equilibrio y la coordinación, gracias a los movimientos que va aprendiendo y poniendo en práctica.

 

Fortalece el vínculo afectivo con la mamá/papá: eres su seguro y confían plenamente en tí. Además, compartís una experiencia divertida, llena de juegos y risas.

 

  • Interacción social: se conoce a otros papás/mamás y a otros bebés con los que jugar e ir aprendiendo con cada clase.

 

  • Se pierde el miedo al agua y se siembra la semilla para continuar luego con la natación, que es una actividad deportiva muy equilibrada y que se puede practicar a cualquier edad.

 

  • Contacto con el deporte: desde muy pequeño comienza a ejercitarse: bebés deportivos, adultos deportistas

 

¿Cómo son las clases?

 

Las clases son grupales y duran en torno a 30 / 45 minutos, dependiendo del centro, de la resistencia y de los reflejos del bebé.

 

Durante las clases, son los  monitores especializados quienes dan pautas a los padres para que  guíen a sus bebés a la hora de desarrollar los ejercicios en el agua.

empezar con la natación para bebes

 

En las instalaciones suele haber  colchonetas, pelotas y demás material para realizar los diferentes ejercicios, siempre ajustados a las necesidades del bebé.

 

Siempre vigila que la piscina en la que se realizan los ejercicios están perfectamente adecuadas a las necesidades de los más pequeños. Tienen que cumplir estas premisas:

 

  • temperatura aproximada de 32 grados, para evitar que el bebé se enfríe
  • el nivel de cloro debe estar entre el 0,5 y el 0,6 por cierto – el exceso de cloro puede causar asma y dañar los pulmones.
  • que la zona donde cambies al bebé esté climatizada para que el pequeño no pase frío

 

Pregunta por todos los detalles en el centro de tu localidad y no te quedes con dudas. La matronatación es una disciplina muy beneficiosa, como has podido comprobar, pero siempre cumpliendo estándares de calidad para proteger la salud del bebé.

y tú, ¿has probado ya la matronatación? ¿la conocías? ¿qué te parece esta disciplina?

 

Dejar un comentario

0

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar